Capítulo 4 – Irene

Marcelo bajó corriendo. Yo me quedé quieta, como si estuviera en un palco mirando hacia el escenario en el que tan solo había una silla, un tipo recostado en la silla del cual manaba un gran charco de sangre. Y un camarero que gritaba: “Aún está vivo! La ambulancia, la ambulancia, llamad a alguien!” Había gritos desde la puerta, pero en el centro tan solo estaba el tipo en la silla y el camarero.

Marcelo fue rápido y bajo, pero yo me quedé arriba. Mi primera reacción fue “bajo también, pero tan solo di un par de pasos y pensé: no hago nada allí”

Y me quedé arriba observando como los demás miraban al tipo. La chica le tendía un trapo a Marcelo para… para qué… para limpiar? No sé, qué más da. Le miraban, buscaban, intentaban comprobar si estaba vivo, o qué iban a hacer? Nadie se acercaba, había un gran círculo alrededor que nadie traspasaba. Debajo de la zona donde yo estaba se encontraban todos los que habían estado más cerca del tiroteo, abrazados los unos a los otros, sin apenas reaccionar. Una chica llorando. Los que estaban a mi lado lo habían presenciado, pero desde lejos.

Y hablaban cómo lo habían visto cada uno de ellos y de sus interpretaciones. Si era un simple loco que entraba a disparar a la gente, si era un ajuste de cuentas. Todos hablaban. Y nadie se acercaba. Ni los amigos, qué sorpresa!

Cogieron la silla, le sacaron y allí siguió ese círculo prohibido, esta vez con un gran charco de sangre que uno de los camareros se apresuró a limpiar. Tiraba balletas en el suelo. Tuvo que tirar varias para absorber toda la sangre. Intentaba limpiarlo todo, el cojín de la silla, la mesa. Pasó después la fregona muy rápidamente.

Los camareros intentaban limpiar el bar de… no sólo de sangre sino también de la historia que acababa de pasar. La gente poco a poco se iba marchando, no despavorida, horrorizada quizás? Hasta que el bar quedó con cuatro gatos que todavía seguíamos de pie casi en el mismo sitio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conversaciones, cuentos, historias de vida y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s