Capítulo 3 – Está vivo!

Creo que está vivo, parece estar vivo!

Yo me estoy acercando, eso es lo único que escucho. El camarero se ha acercado a él, le ha puesto la mano en el cuello y parece que está vivo. Miro, y realmente parece estar vivo, pero parece que mucha vida no le queda. Finalmente lo llevamos entre varios al hospital del frente. Cuando vamos caminando el tipo cuelga una mano. Yo lo veía muerto y digo: “me parece que este espichó”.

Las sensaciones que sentía en ese momento me hacían pensar “a quién realmente estaré llevando? Quién es este tipo al que han disparado? Por qué le han disparado? Sentí una sensación como diciendo: “estoy haciendo bien llevando a este tipo para que le salven la vida, o se merecía que le cazaran un tiro?” Sigo transportándolo porque en definitiva yo no soy quién para juzgar si debe vivir o morir. Me siento envuelto en la situación, algo sentía que tenía que hacer. Quizás porque de alguna forma quiero participar de la muerte o la salvación de esa persona.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conversaciones, cuentos, historias de vida y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s