Recuerdos de la Antártida (7): Tormenta y Twin (11 de octubre y sucecivos)

Son las 4 de la tarde del 11 y afuera sigue bien podrido. Hay una tormenta muy fuerte, la peor desde que estamos aquí. Queremos ir a la usina con el Cucú, en medio del viento y de la nieve. En los términos que expresa Alejandro es algo compulsivo, necesario de vivir. Esperamos llegar sanos y salvos.

Mientras tanto jugamos al ping pong, con la computadora a matar marcianitos y aterrizar para cargar combustible y volver a matar marcianitos. Abandoné por el momento el tema del pool que me hartó. Escribo como un loco. También es “compulsivo”. No tengo en mente nada referido al trabajo, pero en cualquier momento sale, ya que anoche, mejor dicho antenoche, que me levanté, tenía esa sensación de que en cualquier momento sale. A la sensación la corté con coca y whisky, ensalada de fruta con sidra y un pedo que me tiró. Pero fué positivo. Creo que es un momento clave, ya que si bien no tengo la mente puesta en el trabajo, el ocio es el padre de todos los vicios ¡VIVA EL OCIO!!, digo… hay que mentalizarse.

12 de octubre, sábado

Ayer estuvimos en la usina acompañando al Cucú en su turno, a la noche. Para llegar nos largamos en plena tormenta con Fioramonti y el Cucú. Muy fuerte, pero no era ninguna locura ya que salvo algunas ráfagas se podía caminar bien. Había momentos en que nos teníamos que “tirar” hacia adelante para contrarrestar la fuerza del viento. El problema principal son los ojos, ya que los anteojos se me empañaban con mucha facilidad y no veía absolutamente nada, salvo unas figuras oscuras que seguía de cerca. Otro problema fue el pañuelo de seda que me había puesto sobre la boca, que se mojaba con el vapor y no podía respirar ya que se congelaba. Cuando llegamos, finalmente, quedó como una especie de bozal de hielo.

Fue una experiencia muy buena, soportar el viento, el frío, la incomodidad de no ver. Todo es parte de la “vivencia antártica”. Hoy en cambio el tiempo es el polo opuesto. Si bien está algo nublado y sigue haciendo mucho frío (esta mañana estaba en -20ºC) se puede observar bien lejos en el horizonte. Veremos si podemos caminar hasta la Remota, una estación que se encuentra a unos 4 o 5 kilómetros sobre la meseta. Está preparada con un equipo de radio potentísimo pero con el inconveniente que necesita mucha energía y la actual usina no da abasto. Pero ya está preparada la usina nueva, para entrar en funcionamiento en cualquier momento con 3 generadores bastante más grande que los actuales y bastante más nuevos, ya que los actuales motores están rayando el límite de uso, si no lo han pasado ya.

Aprovechamos anoche para charlar con la gente de la base mucho sobre la situación antártica actual, política, hasta economía y cosas personales. Creo que son conceptos que no se van a olvidar.

13 de octubre, domingo

Hoy domingo fue un día totalmente perdido, no sólo porque el día fue muy bueno para caminar y no salimos a ningún lado sino que nos pusimos a ver televisión, películas y otras yerbas.

Creo que el problema fue que ayer hicieron el vuelo de prueba del Twin Otter, el pequeño avión con el que esperábamos salir hoy para Jubany, pero por varios factores no volamos. Primero no había conexión con los polacos desde Jubany. La cosa es que Rudy tiene que hacer un trabajo con los polacos en Esperanza y quiere aprovechar el viaje del Twin para que a la vuelta lo lleven allí. 

Como los polacos todavía no están en Jubany, el vuelo se demora. Por otro lado un segundo factor es que a esta altura del partido la gente de Jubany espera encomiendas, cartas, etc., y quieren esperar el vuelo LAN (Vuelo Logístico Antártico) que está llegando estos días. Esperaremos no sin algo de bronca ya que el día de hoy fue bueno para volar. Otro factor importante y aunque parezca mentira es que el ser domingo también influye.

Esta noche es la primera vez desde que llegamos, que hace OºC de temperatura ambiente. Cuando salí a dejar “la bolsita” , no podía creer que un viento fresco me acariciara la cara cuando hasta el momento uno helado golpeaba con fuerza mi rostro.

“La bolsita”, como la llamamos, es simplemente la bolsa de plástico con caca que sacamos una vez que hemos ido de cuerpo.  Se ponen en un tacho de 200 litros que queda afuera de la base, al lado de una puerta orientada a sotavento (en la dirección contraria de donde sopla el viento) y en invierno no hay problemas ya que se congela enseguida. Pero el problema es que en verano no se congela y hay que desagotar rápidamente el tacho antes de que la base se contamine de olor.

15 de octubre, martes

Ayer lunes me sentí por primera vez deprimido, y tiene mucho que ver el no saber cuando salimos para Jubany.  No poder hacer un trabajo concreto.

De todos modos fue pasajero, me acosté relativamente temprano y me levanté un poco más animado.  Estuve “extrañoso” de todo el mundo.  Y hacía bastante tiempo que no lo estaba salvo de Ushuaia.  Es normal dada la poca actividad y el tiempo para pensar.

El domingo tuve una charla con Erro.  Fué un tanto insólita ya que el hombre comenzó por disculparse por el trato que nos había dispensado por ser de la DNA (Dirección Nacional del Antártico).  Su bronca era con el director de la DNA y comenzó diciendo que le mandara un mensaje a “mi director”.  Estaba muy borracho y es por eso que con tranquilidad le volví a explicar que no teníamos nada que ver con él y que no me correspondía mandar mensajes.

Estaba presente el Pipi Dávila que después, a la noche, más de noche, y más de alcohol, se disculpó como ECO BRAVO (Encargado de Base) y nos aclaró que no era la intención de la dotación mandar mensajes por terceros.  Estuve charlando con Ale de esto y nos da buena espina, en relación con el lugar que nos hemos ganado entre la gente de la dotación.  Es importante por la misma convivencia y porque también nos muestra la capacidad de adaptación a este tipo de situaciones.  Llegar con la gente con 10 meses adentro, donde la disciplina es menor (hay que tener en cuenta que es una base militar, atípica, pero militar al fin). 

Estos últimos días hemos presenciado algún que otro quilombito.  La noche del sábado, chupi de por medio y con campeonato de truco hubo malentendidos y se armó una discusión que tomó colores un tanto opacos.  Se solucionó sin mayores consecuencias ya que los sobrios tomaron partido (relativamente ya que en esta caso estaba implicado el JULY BRAVO (Jefe de Base, Mayor Rubén Avalos).  La cosa fue por una confusión en el juego del “truco bolichero” que generalmente termina dificil.  Pero todo bien.

Esta mañana tuve la suerte de enganchar un vuelo de prueba del Twin.  Estaba en el angar y vi como aterrizaba, al darme cuenta que iba hacia cabecera de pista salí corriendo y lo alcancé justo (aquí llegó “el pingüino” y mandó besitos de parte de él).  Subí y salió el avioncito.  Volamos sobre la pingüinera todavía vacía y después alcanzamos algunos témpanos volando bastante bajo.  Las grietas tapadas por la nieve, las no tapadas, el color celeste intenso de alguno de ellos, la belleza especial que tiene todo eso y que uno lo vive tratando de abarcar todo.

Pregunté si se podía bajar en uno de ellos y me dijeron que se baja en casos de emergencia y que se elijen los témpanos más grandes para evitar las grietas.  De hecho no hace mucho tiempo, el Twin tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia porque la base Matienzo estaba totalmente cubierto y el avión no tiene autonomía suficiente como para volver a Esperanza o Jubany.  Urtubey, que es mecánico de aviones fue el que me comentó el episodio vivido por él mismo.  Piloteaba el avión el alférez Maroni y con él estaba el comandante de la nave el teniente Rodriguez.

Todos nos preguntan cuando viajamos a Jubany y los que menos sabemos somos nosotros.  Sabemos que Rudy del Valle, el Jefe de Base de Jubany está con los polacos en la base de ellos, y que no tienen vehículos para viajar hasta el glaciar donde aterriza el Twin Otter.

He tenido muchas charlas con gente que estuvo en Matienzo, Piamboni, Sandoval y otro que no recuerdo… Ah!, el encargado del depósito del obrador 2, pero no recuerdo el nombre.  Me contaban que la base está a 20 km de la Barrera Larsen, es una pequeña isla y los problemas que se presentan en la barrera de hielo: las grietas.  Como los vehículos, que son bastante pesados, a veces no les aguanta la nieve que tienen por debajo que se hunde, dejando al descubierto grietas que a veces se enangostan en profundidad, pero que otras se hacen muy anchas, de colores azules intensos, que incitan a penetrar en ellas para después cerrarse con la misma “facilidad” con la que se abrieron.

Otra cosa interesante es el trabajo de la Usina.  Se hace una revisación, cambio de aceite y control cada 120 y 240 horas.  Como estos “aparatitos” no pueden pararse porque si lo hacen recargan el otro motor (puesto en paralelo) deben ser maquinarias de presición.  Algunos están al límite de uso y otros lo han pasado, por eso el cuidado.  El Cucú estuvo haciendo una revisación profunda a uno de ellos.  También se los desarma con un período de 600 y 1500 horas de uso por el mismo motivo.  La usina nueva tiene dos bicharracos enormes que tienen una potencia “de la san mil puta”, como dicen los cordobeces.

Trataré de tomar varias fotografías del vuelo a Jubany que nos comentaron es muy bonito, sobre todo porque vuela despacio y bajo.  Aunque llega a los 2300/2500 m de altura en algunos lugares.  Estaremos preparados con el equipo.

Después de la baja de presión, se vino el viento fuerte, del sur.  Está soplando y no es suavecito desde luego.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s