Recuerdos de la Antártida (6): Fiesta y radio (10 de octubre)

3 de la mañana…

Me había acostado, pero realmente no podía dormir. Son muchas cosas las que tengo en la cabeza y dan vueltas y vueltas. Será por el marotón que tengo o porque las cosas están poco claras.

Ayer hablé con Oscar que nos comprometió para hablar con Radio Nacional con el periodista Marcelo Murphy. Es bastante difícil ya que el tiempo está repodrido. En este momento sopla del NNE con 50 nudos (unos 80 km/h), quizás un poco menos, pero se espera que para mañana cambie al SSW con mayor intensidad lo que frustaría tanto el llamado por teléfono a la Radio y también el viaje a Jubany. Es muy posible que pongan la antena en bandera, mirando hacia el cénit, con lo cual la antena no sufre la presión del viento, venga de donde venga. Pero se corta el teléfono y la televisión (ATC).

El avión está listo, pero tiene que hacer el vuelo de prueba y debe haber buenas condiciones climáticas aquí, en Esperanza y en Jubany, lo cual es bastante difícil que se de. Creo que estamos preparados para eso… aguantarnos unos días más y sino a mamarla! Asi que es mejor tranquilizarse y esperar pacientemente que las condiciones mejoren.

Lo que sigue va en recuadro…. Lo aviso porque lo escribo medio en pedo o totalmente borracho.

Después de levantarme, a eso de las 3 de la mañana, y escribir lo anterior, me fui a visitar la radio y nunca pensé encontrarme con una “festichola” como la que viví. Toda la gente de la dotación, gente o locos con 10 meses adentro. Cada loco con su tema decía Serrat y es verdad.

Después de escuchar y hablar como escuché y hablé todo vale. Un médico que planteaba su situación y jura por sus hijos. Un suboficial que plantea ubicación en el continente y un civil que quiere plantear las diferencias e igualdades de toda institución con la vida militar. Todo vale. Jugando a las cartas, chupando whisky con coca, ensalada de fruta con sidra, todo… salido de la nada, porque supuestamente está restringido el alcohol. Y loco yo, queriendo escribir para no perder la experiencia que es charlar y vivir una noche de dotación, vuelvo a decir, con 10 meses adentro.

Quiero escribir para hacer notar mi estado de ánimo y mi disposición a escuchar y tratar de vivir lo “antártico”. Estas noches de chupi fuerte. No sobra sino falta algún poco de alcohol acostumbrado. Algunos sobrios tratando de calmar a los chupados. Los chupados queriéndose hacer entender. El caso del médico poniéndome la traba cuando me iba y cagándose de risa con mis eses por el pasillo. Todo, todo, todo tiene su importancia cuando uno vive una experiencia así. Es incomprensible pero cierta la vivencia. Es probablemente algo que mañana ni yo mismo entienda pero vivirla fue lo mejor que podría haber hecho hoy. Y también pienso en la Isla, en Carolina, la libertad, la no comprensión de los que pasa, pero el hoy, entender una serie de actitudes que tienen toda una historia, una explicación y que vale para todo. Yo que me duermo y que mañana seguramente cuando me despierten para hacer agua, bueno, haga un esfuerzo porque me comprometí a palear nieve y que se yo, hay que hacerlo por vivirlo además de por el hecho de tener agua.

Un imaginaria que lee una novela de quién sabe quién, pero que quiere pasar el tiempo para no dormirse. Uno que cuida la usina y se duerme sin drama y otro que no puede pegar el ojo toda la noche. Unos jadeando a propósito cuando en la película aparece una mina en bolas (en una de Emmanuelle, Decamerón o cualquiera del tipo). Que se yo, quería poner o escribir algo ahora para que esto no lo pierda. Cada cosa, cada pregunta, cada puteada o cada traba tiene su porque y su experiencia y que se yo, su cosa. Quizás simplemente porque quiero transmitirlo. No es vivible sino en lugares como estos y con gente como esta: Dotación XVI (16). Pongo el número para no equivocarme.

Esto no lo olvido y ya lo dijo otro loco de meteorología. Estas cosas no se olvidan jamás y lo que no se olvida enseña, ayuda a aprender a vivir.

10 de octubre de 1985, Marambio

— Antártida?, aquí Ushuaia, les habla Marcelo Murphy de Radio Nacional, estamos en el aire, con quién tengo el gusto de hablar?

— Alejandro Winograd, en la Base Vicecomodoro Marambio.

— Sabemos que han ido como parte de un plan a largo plazo, representando al Museo Territorial de Ushuaia y queremos saber cuáles han sido los motivos que los ha llevado a la Antártida.

— Hace unos meses, estuvo en Ushuaia el vicepresidente de la DNA para acercarnos las inquietudes a propósito de la posibilidad de que Ushuaia se convierta en el futuro trampolín hacia la Antártida, tanto de las expediciones nacionales como internacionales. Se realizó un curso de información antártica en el cual participamos miembros del Museo Territorial, personal de organismos de gobierno y particulares. El curso fue dictado por personal de la DNA y fue orientado hacia el conocimiento de la fauna fundamentalmente, las experiencias personales vividas y desde el punto de vista logístico, que significa tener una serie de bases distribuidas tanto en la Península Antártica como en islas e incluso en la barrera de hielo, como es la Base General Belgrano. Como forma de afirmar el convenio firmado entre la DNA y el Museo se acordó que dos profesionales viajáramos a la base científica Teniente Júbany, ubicada en la Isla 25 de Mayo.

— Podrías contarnos, Alejandro, cuáles son los objetivos específicos que tienen ustedes en este viaje?

— El objetivo principal es la recolección de muestras de fauna, flora, rocas y fósiles presentes en los lugares que visitaremos para luego realizar una exposición en el Museo de forma de acercar un poco más la Antártida a los habitantes de Ushuaia y a los visitantes que tiene, como forma de expresar el protagonismo que tiene que tener de cara al futuro.

— Contanos que tiempo tienen en este momento y como pasan los días allí.

— Estamos hablando por teléfono y eso es posible gracias a que el viento no sopla muy fuerte y nos deja ya que permite la colocación correcta de la antena de comunicación, pero de todos modos hay una temperatura de -15ºC y con un viento de 30 nudos, que equivale a unos 50 km por hora, la sensación térmica baja a los 35ºC bajo cero, no nieva y hay un poco de sol.

Hoy es 10 de octubre en serio, jueves. Aunque medio averiado todavía. El estómago es un fuego, la cabeza una pelota de fútbol pateada permanentemente, las piernas y los brazos, flanes de crema con dulce de leche y mis ideas tan claras como petroleo. Recién terminamos de hablar con la Radio. Una porquería de charla, por lo menos así lo vi yo. De todos modos vale como primer intento ya que no se pudo decri ni hacer nada de lo que habíamos dicho y pensado. Alejandro comentó lo del convenio y lo que íbamos ha hacer y yo no hice otra cosa que repetir lo que había dicho con un simple agregado de colaboración a la gente de la base. No estoy satisfecho para nada, he sido mucho más claro en otras oportunidades. Bueno, lo hecho, hecho está y será a la vuelta donde podremos ser más claros al respecto. Para colmo ni 2 minutos charlamos, que boludos que son, ya que se pierden de hablar con dos científicos importantísimos y reconocidos mundialmente, pero no digamos porque.

Por lo menos aprovechamos para hacer apurar la encomienda que encargamos hace unos días para que nos llegue en el próximo vuelo. Si supieran que contiene o nos linchan o nos felicitan. Además de mandar un saludo a Alba Carrazana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s