Recuerdos de la Antártida (3): Primeras impresiones (6 de octubre)

Hace cinco días que no escribo y son varias las cosas para contar. Las caminatas realizadas por la isla nos ayudan a ambientarnos con la zona, con el frío y con el hecho de sentirnos más confiados ya que la temperatura bajo cero es muy traicionera y suele cobrarse víctimas en los más inexpertos. Ha estado haciendo unos 15 grados bajo cero, pero los fuertes vientos hacen que la sensación térmica sea de 30 bajo cero con lo cual, cualquier parte expuesta del cuerpo se puede congelar en menos de 1 minuto. “No lo notás hasta que es demasiado tarde”.

Hemos tomado a la estación de meteorología como un espacio de encuentro. Los muchachos le dan duro al ajedrez y yo me he prendido. Al principio no podía ni siquiera hacerles frente, pero poco a poco he ido tomándoles el ritmo y la forma de hacer las jugadas. Curiosamente, repitiendo los mismos juegos, comencé a ganarles. Se hicieron partidas realmente buenas y somos cuatro o cinco los que andamos con el mismo nivel, con lo que la cosa se pone muy interesante.

Mañana hablaremos por Radio Nacional si no surge ningún inconveniente. La idea, si bien no está definida, por lo menos está charlada con Alejandro: El objetivo del trabajo no es en si mismo la recolección de muestras sino el observar y proyectar futuros trabajos del Museo Territorial en la Antártida. En este sentido hay que recalcar la proyección del Museo en el tema Antártida, que como parte integrante del Territorio no tiene una proyección real y concreta hasta el momento, pero la firma del convenio con la DNA representa un importante avance.

Las ciencias naturales no son en si mismas o por si mismas, ciencias orientadas hacia el hombre. La idea en este sentido es trabajar en función del hombre inserto en una sociedad que avanza y lo que se pretende es avanzar en un sentido dinámico. Esto significa “inventar” una nueva concepción científica sin tomar modelos perfectos mas que en sus experiencias. Representa esto un desafío que es también una responsabilidad porque es la sociedad en su conjunto quien debe juzgar nuestro trabajo.

El tema personal con la idea del Museo va hacia adelante y camina. Creo que vamos comprendiendo de a poco y sin apresuramientos cual es el objetivo. Que no está definido, pero que debe ser estudiado con responsabilidad. Para hacer un buen trabajo hay que estudiar profundamente una situación, las características del terreno que se va a pisar.

Una idea es aprovechar la infraestructura de las bases, para instalar una dotación científica, ya que en esta Base Vicecomodoro Marambio llegan a ser 100 personas entre civiles y militares y circunstancialmente algún científico de paso.

Estudiaremos también cómo se maneja la Base Jubany, en la Isla 25 de Mayo (King George para el resto del mundo), en el archipiélago de las Shetland. Lo haremos en el sentido social y cómo influje en lo estrictamente científico-técnico. “Poblar una zona naturalmente”.

Y es así que nuestra relación con la gente de la base pretende eso: conocer como piensan, que sienten y como se desempeñan. Además de hacer pensar en el porqué de todo lo que se hace, cosa que es bastante difícil ya que si bien Antártida para la gente que viene es un desafío, muchas veces el tema dinero es el que mueve el estofado.

— En el continente no tengo posibilidades y con un año de Antártida se me dan las condiciones necesarias para poder avanzar económicamente. Hacer mi casa, comprar un auto, tener una posibilidad de ser más de lo que ahora soy —

Esto me lo decía un suboficial de la Fuerza Aérea Argentina que era la primera vez que venía y que tenía referencia de los que ya han estado.

Después de esto y como todo lugar, la Antártida tiene su propio magnetismo que atrapa a muchos y los hace volver. El tema dinero, si bien sigue siendo importante, no es lo que prevalece y al decir de la gente: “lo blanco tira”. Así es como muchos tienen varias compañas encima y todavía quieren volver. Es un imán muy poderoso y hasta yo lo siento a pesar de que sólo hace unos días que soy un “antártico”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en historias de vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s