Y si opinamos nosotros?

– Cuántos años?

– Tres, o cuatro.

– Si sólo se hubiera retractado al final, se habría salvado.

– Y nada sería como es.

– Sí, quizás hubieran cambiado realmente las cosas.

– No te paraste a pensar que podría haber tenido una razón poderosa para hacerlo?

– Quién puede tener una razón para morir?

– No podés ver todo desde un único punto de vista, el tuyo.

– Lo he analizado desde todos los puntos de vista, y sigo llegando a la misma conclusión: murió al pedo.

– Yo no quiero plantear una discusión sobre el tema, simplemente quería que lo vieras desde otro punto de vista. Pero reconozco que tengo serias limitaciones para tenerte paciencia y eso habla de mí también.

– Me hablás como a un boludo. Yo planteo un punto de vista que puede ser muy corto a tu parecer, pero que es perfectamente realista y de aquí, de este mundo, tan material e imperfecto a tu parecer.

– Perdoname. En ningún caso mi intención fue molestarte ni menospreciarte. Creo que a veces las ideas se me suben a la cabeza y no soy capaz de detener el hilo de mis pensamientos. Pero sigo pensando que lo ves desde un solo punto de vista.

– En vista a tu disculpa, acepto que yo también me pongo en una posición muy dura que impide el diálogo y ver una posible alternativa. Pero te aseguro que creo sinceramente, Jesús murió al pedo. Podría haber planteado las cosas desde otra perspectiva, el amor tiene muchas caras. Las conversiones que logró, pensá en la actualidad y no en esos días, han sido conversiones emocionales. Además, los que ‘verdaderamente’ se convertían o se convierten sin egoísmo y con el corazón puro, son muy pocos. Y el resto de la humanidad? Acaso El no vino a salvar a la humanidad, a los pobres, a los desamparados, a los etcéteras? Qué pasa con todos los pobres que no creen? Dos cosas: son pobres y encima se van a ir al infierno por no compartir en tierra la creencia de un Reino de Dios. Yo creo en el paraíso de la tierra, y no me refiero a las Bahamas, donde podés pasarte unas vacaciones paradisíacas si tenés guita, me refiero al estar bien, al ser feliz, al encontrar a amigos, a compartir con ellos las cosas buenas de la vida, a tener un trabajo digno, a llevar adelante una vida honrada sin que eso te pese en la conciencia como una sentencia: mirá ese qué boludo.

– El paraíso existe en la tierra, y el infierno también. Los momentos en los cuales uno se quiere borrar de la faz de la tierra porque no se soporta, los momentos en los cuales el gozo y la felicidad parecen eternas. Pero todo pasa, lo bueno y lo malo y eso es lo que hay que tener en cuenta, que todo es pasajero. Lo que Jesús dejó y por lo que la muerte, que no está totalmente probada, es secundaria, es que pudo expresar de una forma íntegra y sin barnices lo único que no pasa y que supera todo y más allá de todo, el amor.

– Qué es eso de que la muerte no está probada, veinticinco siglos la prueban.

– Pero no seas ingenuo, qué libro no puede ser cuestionado por la veracidad, incluso aquellos que ostentan el título de históricos cien por cien. Nada es seguro y los veinticinco siglos de los que hablás se han encargado de borrar todo vestigio de verdad. Una verdad que sólo se puede alcanzar sabiendo las fuentes a consultar y aún así, el historiador se topa con verdaderos problemas. De la única forma que puede entenderse, comprenderse, asimilarse, y estar al corriente de la verdad es absteniéndose de todo lo ‘conocido’ y traspasar las palabras, entender con el corazón.

– Lamentablemente, la gente quiere pruebas y es así como existe una terrible contradicción entre los que se dicen Jesusianos y los que verdaderamente practican lo que Jesús dijo. Incluso el fenómeno del siglo veintiuno, que quiso ser una verdadera revolución dentro del Cristianismo terminó por lapidarlo. Sabés cómo decía Machado? ‘Vivir es desatinar; tejer para destejer; aprender para olvidar; amar para recordar, amor que no pudo ser, o la alegría de ayer, que nunca vuelva a pasar’. Esto se lo escribió a dos primas suyas de Sevilla.

– Y desde cuándo te gusta la poesía? Machado? Qué otra sabes?

– De León Felipe: Ser en la vida romero, por caminos nuevos sin mas oficio sin otro nombre. Que no hagan calle las cosas, una vez solo y ligero, siempre ligero, que no se acostumbre el pie a pisar el mismo camino. no sabiendo los oficios los haremos con respeto, para cavar una tumba no sólo sirve el sepulturero. Pasar por todo una vez, sensibles a todo viento poetas, que sean todos los pueblos y todos los huertos, nuestros.

De García Lorca: La luna vino a la fragua, el niño la está mirando, y enseña lúbrica y pura. Si vinieran los gitanos harían con tu corazón anillos blancos, que ya siento sus caballos, niño déjame, no pises con tus pies sucios, mi mantón almidonado. Las cabezas levantadas, lo ojos entornados. Por el cielo va la luna, con un niño de la mano, y el aire la vela, vela, el aire, la está velando.

De Castilla y de Machado: El ciego sol, la sed y la fatiga, por la terrible estepa castellana, el Cid cabalga. Quema el sol, el aire abraza. Una voz dura, de plata y de cristal responde. El rey os dará muerte, sembrará de sal el campo que mi padre trabaja. Un sollozo infantil cruza la cuadra de feroces guerreros y una voz grita: En marcha!. Polvo, sudor y hierro, el cid cabalga.

De Antoñito Camborios: Va a Sevilla a ver los toros, sus empabonados bucles le brillan sobre los ojos. Y a la mitad del camino, y una corta briza ecuestre salta los cercos, entre los cinco tricornios. Cinco chorros. Se acabaron los gitanos que iban por el monte solos. A las nueve de la noche trajeron al calabozo y a las nueve de la noche le cierran el calabozo mientras el cielo reluce como la grupa de un potro. Eran cuatro puñales los que tuvo que sufrir. Voces de muerte sonaron cerca del Guadalquivir. Moreno de verde luna, voz de clavel varonil, quien te ha quitado la vida cerca del Guadalquivir. Y se murió de perfil. Viva manera que nunca se volverá a repetir.

– Pero me estás contando un montón de versos… sin sentido.

– Lo que ocurre es que una vez estaba escuchando la onda 23 y había una mujer que recitaba poemas antiquísimos. Yo no podía seguir con mi memoria todo, pero gracias a la técnica 48 pude retener algunas estrofas sueltas.

– Te parece que eso puede tener algún sentido.

– Lo importante para mi, al tenerlo en la memoria es que en muchas oportunidades, salvo con vos, puedo dejar a muchas mujeres boquiabiertas y no sabés cómo se ponen.

– Cómo?

– Las poesías sin sentido, sólo ateniéndose a los pasajes más truculentos, las vuelve locas, sobre todo cuando no lo entienden. En realidad lo hago casi a propósito. Si quitás partes de los versos de las poesías deja de tener sentido, pero cobra mayor emoción.

– No sólo me parece execrable, sino que admirable de tu parte poder recordar sólo algunos fragmentos de versos. Eso me hace acordar a un contemporáneo de Lacan, que escribía libros ‘interesantísimos’ y a todos los titulaba de forma muy sugestiva, pero que con un solo golpe de vista te dabas cuenta dónde estaba la falla: ‘Fragmentos de una enseñanza desconocida’. ‘Fragmentos’ y ‘desconocida’ hacen a la enseñanza muy interesante, pero totalmente inútil. Tenía otros por el estilo, y es que había sido discípulo de otro hombre notable, del cual no quiero opinar.

– Pero quién sos, para determinar si las cosas sirven, son útiles o inútiles. Es tu falta de modestia la execrable, para usar tus propias palabras.

– La falta de modestia es una de mis virtudes, contrario a lo que suena de tus labios. Pero me asiste algo que hace que lo que vos llamás ‘falta de’ sea en realidad ‘algo de’. Suenan las campanas a la hora de la misa, suenan tañideras, anunciando también el atardecer, dejando que sus voces se alejen para llegar a los hombres y mujeres que necesitan de su sonido. El campanero es un canal, sólo conoce de su trabajo, pero no lo que significa. Si lo supiera, se asustaría. Inmediatamente caería de rodillas, pidiendo perdón, pero lo salva la ignorancia, el olvido, el no saber por qué y para qué. Lo salva y lo condena, a la ignorancia y a la mediocridad. El que lo mandó si sabe, pero sabe sólo lo que sabe y no lo que debe saber. Creyendo que lo sabe todo, hace como que lo sabe y actúa como si supiera. Y si los hombres y mujeres que acuden supieran, entonces otro sería su destino. Quizás más digno, quizás más cerca de la conciencia. Pero el olvido perdura, a pesar de los libros, a pesar de las pantallas que lo muestran todo, a pesar de las palabras que nos invaden y no permiten, sino lo que ellas mismas dictan. Pero existe la alternativa y ella es lo que las campanas no dicen, sino lo que sienten, su acero, su esencia. Porque ellas son un instrumento y quien las toca un canal. Y es hora que los canales se abran, que no sean en si mismo instrumento, sino lo que deben ser: canales. Y no dejemos que nos utilicen, no olvidemos lo que hemos venido a hacer, no olvidemos por qué estamos aquí, no olvidemos lo que no debe olvidarse, y recordemos hacia dónde debemos dirigirnos. Sin angustia, sin temor, sin pausa, y sin dilación. Sepamos dónde escuchar, a quién y en qué momento y con quienes compartir. Todo está hecho de amor, todo se transforma a través del amor. El amor es un sentimiento, es una razón, es un destino y es un origen. No olvidarlo es la tarea que tenemos, más importante y de la cual depende nuestra verdadera existencia.

– Vos también sos poeta?

– No.

– Y qué sos?

– Soy nada.

– Vos sos una mística, o una que quiere serlo, y a veces lo parecés, pero también, debo reconocer que me da vergüenza ajena, cuando reconozco en otro mis propios defectos.

– Cuál es tu defecto? Que querés ser y no podés? Como yo, que conozco mis limitaciones y trato de superarlas. Las limitaciones no son un problema, son limitaciones y nada dice que no puedan modificarse, moverse hacia otro lugar. Un límite es límite hasta que deja de serlo.

– Siempre hemos estado en desacuerdo en este punto. Vos creyendo superar los límites, de cualquier forma, como si en realidad no existieran.

– Algo hay en lo que dijiste que puede dar la clave. Depende en la realidad en que nos movamos y dónde apliquemos lo que queremos. Esta realidad tiene límites concretos y la otra también, pero si te quedás en los de ésta, no podrás superar ninguno. Si trabajás para liberarte de los límites puestos por el olvido, tu propio olvido y comenzás a recordar, te vas a dar cuenta que tipo de límites te detienen.

– Vos estás más allá de los límites de este mundo.

– Tu ironía debería ignorarla, pero te daría la razón, y por eso te voy a contestar. Yo simplemente no me pongo límites ilusorios, digamos que me topo con mis límites cuando llego a ellos, y los reconozco y trabajo para superarlos. No me invento límites, los encuentro, y los encuentro en este mundo.

– Y tus nietos?, para cambiar un poco de tema.

– Lindos! Los siete jinetes del apocalipsis, uno más terrible que el otro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conversaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s